Paz en la tumba de Miguel ‘El Diablo’ Calahorrano

La tarde de este sábado 28 de septiembre me encontré en Facebook con una triste noticia: falleció Don Miguel Calahorrano, un personaje muy conocido en el mundo taurino. ¿Quién no conocía al recordado ‘Diablo’ Calahorrano?

Miguel Calahorrano fue banderillero, novillero y subalterno desde 1971 hasta 1999, vivió interminables paseíllos en la Feria Jesús del Gran Poder, fue padre de Milton Calahorrano, quien heredó el apodo de su padre y su afición por la fiesta brava.

Después de su retiro, ‘El Diablo’ padre continuó vinculado a la tauromaquia, pero como sastre. Esta nota la escribí para El Comercio en los días de la Feria Jesús del Gran Poder del 2011, donde hablé con Calahorrano y otros sastres que elaboran trajes de luces.

Solo como anécdota, en la feria de ese año mi esposa le compró al ‘Diablo’ Calahorrano una cartera hecha de un capote, que la utiliza cada tanto.

Paz en la tumba del ‘Diablo’ Calahorrano.

—————- —————

Ellos visten de color y luces a la fiesta brava

DIABLO1Esta foto la tomó mi amigo Don Guillermo Corral Neira

La Feria de Quito Jesús del Gran Poder no solo son los rostros bonitos de los toreros. Los trajes que ellos lucen en la arena también son hermosos y en muchos casos son hechos por sastres ecuatorianos.

Aunque es raro encontrar a alguien que se dedique a elaborar trajes de luces, muletas, capotes, monteras y más, en Quito sí existen algunas sastrerías que todo el año viven de la tauromaquia.

Es el caso de Miguel Calahorrano, quien fue banderillero, novillero y subalterno desde 1971 hasta su retiro en 1999. “De mi época es Neptalí Caza ‘El Tortuga’ que todavía es activo”, recuerda.

Después de abandonar el ruedo, Calahorrano quiso seguir ligado a su pasión, la tauromaquia, por eso se dedicó a elaborar capotes y monteras, en un principio. Su negocio se llama La sastrería de Calahorra.

Durante la Feria de Quito, los aficionados lo pueden encontrar en las áreas verdes de la Monumental de Iñaquito. Ahí expone algunas de sus obras, como un capote que vende en USD 150. “En España este capote lo encuentra en al menos 450 euros”, asegura.

Miguel es padre de Milton Calahorrano, banderillero que ha estado en la feria y quien es el presidente de la Unión de Toreros del Ecuador. “Él aprendió lo que me gusta; también es periodista y tiene un programa de toros en el canal 21”, comenta con orgullo.

Cuando culmine la Feria de Quito, don Miguel volverá a su sastrería, para el próximo año dedicarse a lo que ha hecho siempre después de su retiro como banderillero y novillero profesional.

“Recorro los pueblos vendiendo mis artículos. Voy a todos lados donde haya una corrida de toros. Llevo monteras, capotes, algún traje, DVD, llaveros que me traen de España”.

Otro que vive de esta actividad es Jorge Nieto, quien fue banderillero por 40 años. Dice que fue en Madrid donde le nació la idea de dedicarse a sastre, después de su retiro. “En 1972 viajé a España a unas corridas, ahí se me ocurrió que también podía aprender a coser estos trajes hermosos”. Han pasado más de 30 años y en todo ese tiempo, Jorge Nieto ha elaborado cientos de trajes.

Tiene su taller en la avenida Real Audiencia y por su reputación, para esta feria colaboró con los maestros Sebastián Castella y Antonio Ferrera. También hizo los trajes que lucieron en el festival benéfico los paisanos Martín Campuzano y Álvaro Samper.

Según cuenta don Jorge, algunos de sus trajes los ha vendido al extranjero. “Todos los años tengo pedidos de España y México” y comenta entusiasmado que sus productos más apetecidos son “los trajes, monteras, capotes y marsellesas”, entre otros.

Nieto recuerda algunos de los matadores que han vestido sus trajes: Guillermo Albán, Vicente Arteaga, Paco Barona, Antonio Campana, Juan F. Hinojosa, Juan Francisco Salazar y más.

Otra historia es la de Galo Peña, aficionado práctico y quien decidió hacerse sastre taurino hace 10 años, cuando viajó a España en busca de una “mejor vida”.

“En Madrid no me fue del todo bien, pero pude ir a corridas y sobre todo aprendí este oficio en la Sastrería Bermejo. Decidí volver y ponerme este negocio”.

El que alterna su vida entre la fiesta brava y la gastronomía es Santiago Villacrés. Tiene 27 años, es novillero y dice que está esperando una oportunidad para hacerse matador de toros.

Él tiene un servicio de ‘catering’ y en estas fiestas de Quito no ha podido asistir a la plaza de Iñaquito, precisamente porque ha tenido varias actividades de su negocio. Desde hace dos años optó por fabricar monteras y capotes. “Es un trabajo extra, lo hago por el amor que le tengo a esta fiesta”.

Elabora sus trajes y ha fabricado monteras para Juan Francisco Hinojosa, Juan F. Almeida, Antonio Campana y ha vendido algunos a Colombia. “Voy a seguir con mi sastrería, he aprendido empíricamente. Este año me he mantenido toreando en el campo, el próximo voy a abrirme espacio, a ver si me dan oportunidades”.

El Juli y una tarde de ensueño en Latacunga

Fotos: Guillermo Corral / El Comercio

La encerrona de Julián López Escobar en la Plaza San Isidro Labrador de Latacunga, quedará para la historia.

El torero español demostró su arte en cada uno de los ejemplares, y el público, que llegó desde varios rincones del país, le respondió con ovaciones.

La corrida fue de menos a más. El primer enemigo (Gitano de 460 Kg) embestía bien y El Juli cuajó una gran faena por ambos pitones, sin embargo estuvo desacertado con la espada y se fue con las manos vacías.

En el segundo toro de la tarde (Cotopaxi de 472 kg), El Juli dejó ver su calidad. Cerró una gran faena con una tremenda estocada, lo que le valió el reconocimiento de dos orejas.

El tercer ejemplar (Libertad de 500 Kg), no tenía mucha fuerza. López se entregó al máximo, estuvo muy acertado con la espada, pero sólo le alcanzó para conseguir un apéndice de la autoridad.

Pero la tarde latacungueña cerró con un cuarto toro inolvidable (Localeño de 475 Kg). El Juli lo recibió con una larga cambiada de rodillas cerca de las tablas y después del tercio de varas lo toreó por lopecinas. Fantástico.

La afición que llegó hasta Latacunga se puso de pie cuando el diestro español pidió los palos de banderillas. Tres pares perfectos de un matador que hace rato había dejado de banderillear.

La faena tuvo de todo. El Juli mostró su extenso repertorio ante un toro que no se cansaba de embestir. El diestro español se entregó al máximo en el ruedo y consiguió el indulto de este ejemplar de la ganadería de Huagrahuasi.

Julián López Escobar salió a hombros de una Plaza San Isidro Labrador que estuvo repleta hasta la bandera. Fue una tarde que quedará en la retina de los aficionados ecuatorianos, que este año no podrán disfrutar de la Feria Jesús del Gran Poder.

“Tremendamente feliz por lo sucedido en Latacunga. Corrida extraordinaria y me he roto a torear, a sentirme y a disfrutar”, publicó El Juli en su cuenta de Twitter.

A Riobamba a defender lo que siento como mío

La fiesta de los toros no es una novelería, no es que apareció ayer, no es que los aficionados vamos a la plaza por tomar sangría, hacer amigos y pasar un momento. La fiesta de los toros es una tradición de cientos de años.

La fiesta de los toros la llevo en mi sangre desde pequeño, es parte de mi vida y con el pasar del tiempo la he aprendido a querer, a disfrutar y en los últimos años, a defender.

Y eso es precisamente lo que haremos con mi esposa y mis suegros este fin de semana. Sentimos como obligación asistir a la feria de toros de Riobamba, porque los aficionados debemos respaldar las corridas de toros que tanto queremos.

Esto no se trata de posturas políticas ni de cuestiones electorales, se trata de respetar la decisión de unos y otros. Si los aficionados a los toros queremos ir a cualquier plaza del país, es nuestra elección. Es nuestro problema.

Que Dios reparta suerte en la plaza de toros Raúl Dávalos de la Sultana de los Andes. Mientras los toreros se juegan la vida y defienden la fiesta brava desde la arena, los aficionados lo haremos desde las gradas. ¡Olé!

Les dejo el video donde Guillermo Albán indulta a Solsticio de la Ganadería de Campo Bravo, en la Feria de toros de Riobamba en el 2011. El torero guayaquileño estará también este sábado 21 en la Sultana de los Andes.

Les dejo también el cartel para viernes y sábado.

Viernes 20 de Abril: Siete toros de la ganaderia de Charrón y la Viña para Mari Paz Vega, Hilda Tenorio, Alvaro Samper y el rejoneador Enrique Cobo.

Sabado 21 de Abril: Siete toros de la ganadería de Campobravo para los matadores Guillermo Albán, Uceda Leal, Víctor Puerto y el rejoneador Enrique Cobo.

Las entradas están a la venta en la Toro Tienda (9 de octubre y Washington).

Festival taurino en la Plaza Belmonte

El sábado 24 de marzo, en la Plaza Belmonte de Quito se llevó a cabo un festival taurino con la presencia de varias ganaderías y algunos aficionados. Les dejo un video que lo que se observó en la arena de esta hermosa plaza. Fue una buena oportunidad para aprender de toros y seguir inyectando la pasión que significa la fiesta brava.

Nadie me quitará la afición taurina

Les dejo mi columna publicada el 26/11/11 en el Diario Últimas Noticias. Creo que el título es bastante explícito, pero les invito a leerla. Adjunto algunas fotos de las entrevistas que les hice a los Maestros Enrique Ponce y David Fandila ‘El Fandi’. Las fotos son cortesía de mi amigo Vicente Costales. 

Nadie me quitará la afición taurina

A la Feria de Quito Jesús del Gran Poder voy desde que tengo uso de razón. Soy ‘chagra’, carchense para más señas, y en mi familia, aunque no somos taurinos de cepa, los toros son una tradición.

De niño, mi madre me hacía faltar a clases para traerme a Quito, al menos a una corrida. De joven, cuando ya vivía en la capital, yo invitaba a mi mamá. De casado, con mi esposa compramos nuestros abonos.

Lo que trato de decir es que nadie me puede quitar algo que llevo desde niño. La Feria Jesús del Gran Poder, las fiestas de Quito, los toros, son parte de mi vida y por eso defiendo lo que siento como mío.

No se trata de un tema político ni electoral, no se trata de complacencia con unos o con otros, se trata simplemente de respeto y tolerancia. Se trata de que permitan a los aficionados taurinos ser libres de escoger la fiesta brava como una de sus distracciones, como una de sus pasiones.

Como alguien dijo ayer en la Plaza de toros: “la pelea es peleando”. Que así sea. Algunos de los mejores toreros del mundo defenderán a la Feria Jesús del Gran Poder desde el ruedo de la Monumental de Iñaquito, a los aficionados nos queda defenderla desde los tendidos.

Especial digital de la Feria de Quito

Buenas. De los antitaurinos, lo peor que podemos hacer es pararles bola. Así que, cero comentarios. Mejor, les dejo el especial digital que hicimos para Últimas Noticias, acerca de la Feria de Quito Jesús del Gran Poder. Les dejo el link, visítenlo, revísenlo y espero sus comentarios y sugerencias sobre este trabajo. Un abrazo taurino. ¡Olé!

http://especiales.ultimasnoticias.ec/2011/11/EspecialToreros/index.php

A propósito de la temporada taurina: ‘Un rito en la arena’

Les dejo la nota que escribí para Últimas Noticias (17/11/11) sobre el libro de mi amigo, Don Guillermo Corral Neira, ‘El rito en la arena’, con una gran variedad de fotografías taurinas. Está muy bueno, recomendado para taurinos y para que los no taurinos entiendan un poco acerca de esta pasión.

Naturales, derechazos, revoleras,   poncinas,  faroles, manoletinas… banderillas, espadas, picadores, matadores… todo el mundo del toreo se reune en el libro ‘El rito en la  arena’ que circula  este viernes con  Diario El Comercio.

Este trabajo  es de autoría de Guillermo Corral Neira, fotógrafo  que   ha  asistido a la Feria Jesús del Gran Poder y a muchas otras corridas en Quito, por más de 40 años. 

“Siempre me gustaron los  toros porque mis papás me llevaban a las corridas.  La afición la tengo desde  pequeño”,  le contó  Don Guillermo  a Últimas Noticias.

La idea original fue de Ponto Moreno, director gráfico de  Grupo  El Comercio, quien  le sugirió a Corral que haga una   exposición.  Sin embargo,  todo terminó en este  libro que tendrá un costo de USD 10 más el Diario.

Guillermo Corral   se dio el trabajo de recopilar su material  acumulado  desde hace cuatro décadas, por eso a lo largo de  las páginas de este libro se podrán  admirar  fotografías de  los mejores toreros que han venido a la capital en todos estos años.

A blanco y negro y a color,  tras los burladeros o en la arena, con la muleta o con los banderillas,  el libro ofrece fotos de maestros como El Cordobés,  Paquirri,  Manzanares, Ortega  Cano, Palomo Linares, Pablo Hermoso, Enrique Ponce, El Juli, El Fandi…

También se podrán mirar imágenes de  cómo se crían los toros en algunas ganaderías,  de la fiesta que se vive en la Plaza de Toros Quito, de los aficionados,  de  los tres tercios, del paseillo,  los rituales… en fin, la fiesta brava en su máxima expresión. 

Pero además, el documento contiene 18 artículos de 15 invitados quienes enriquecen el  libro con varios textos donde hablan de varios temas como la terminología, las ganaderías, los  indultos, de cómo la prensa se contagia del  vocablo a la española, etc.

Si usted es amante de la  fiesta de los toros,  no puede perderse este libro que en verdad es un documento histórico  de lo que ha sido esta tradición en nuestra ciudad y en el país en general.