Brasil y Ecuador en un conflicto de marcas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los auspiciantes de las selecciones de fútbol invierten mucho dinero para que sus marcas se expongan la mayor cantidad de veces posible. Los logotipos cumplen la función de representar todo un simbolismo de lo que significa un producto o servicio.

Los departamentos de mercadeo y publicidad hacen lo posible para que su logo se reconozca en cualquier lugar del mundo. Si alguien ese dibujo, tiene que saber de qué marca se trata. Es así de simple.

Por eso, las empresas patrocinadoras no están dispuestas a ceder ni un solo espacio y es ahí cuando empiezan los conflictos. Un pequeño conflicto ocurrió este jueves 1 de septiembre en el estadio Olímpico Atahualpa, cuando cada selección tuvo que montar su propia zona de prensa, a pesar de existir una sala específica para estos temas.

La remodelada sala de prensa del Atahualpa, bautizada con el nombre de ‘Héctor Morales’, es auspiciada por Claro, que a la vez es patrocinador de la Federación Ecuatoriana de Fútbol. Sin embargo, la selección brasileña tiene como auspiciante a Vivo, compañía de telefonía móvil, televisión por cable e internet.

“Hay un conflicto de intereses”, dijo uno de los representantes del departamento de prensa de la Confederación brasileña de Fútbol (CBF), cuando se le preguntó, por qué Tite no daría la rueda de prensa después del partido, en el lugar predeterminado por la FEF.

Claro y Vivo no fueron las únicas marcas en conflicto. La Ecuafútbol es auspiciada por Pilsener, la CBF por Guaraná Antártica (la bebida más popular de Brasil); la FEF está con Marathon Sports y la CBF con Nike… todo esto generó un impasse entre los departamentos de comunicación de ambas delegaciones, que obviamente, protegían a sus marcas.

Al final, Ecuador y Brasil montaron dos lugares distintos para las conferencias de prensa de sus entrenadores.

Anuncios

¿A la Selección van los mejores?

Les dejo mi columna que se publicó este 18 de mayo en Últimas Noticias

—— —–

Hay que ser sinceros, en el Ecuador no existe la cantidad suficiente de jugadores de primer nivel para que jueguen en la Selección. Por eso, siempre hay que completar la nómina con algunos nombres que causan polémica y que son discutidos por la opinión pública.

Por ese motivo llama la atención que Gustavo Quinteros no haya incluido a Joffre Guerrón, uno de los ecuatorianos que mejor ha rendido el extranjeros en la última temporada. Y más aún tras la ausencia de Felipe Caicedo, que decidió no jugar la Copa América para recuperarse de una lesión.

¿Qué pasó en el camino? Solo el director técnico de la Tricolor tiene la respuesta. Al fin y al cabo, él es quien conforma la lista y el que se juega el puesto en cada decisión. Pero que nadie diga que a la Selección van los mejores, porque sino Guerrón y Norberto Araujo merecían estar. A la Selección van los que el entrenador quiere, punto.

Gustavo Quinterps cuando dirigía al Emelec. Foto: Tomada de Bendito Fútbol.

Gustavo Quinterps cuando dirigía al Emelec. Foto: Tomada de Bendito Fútbol.

El peor problema es el moral

Mi columna publicada en Últimas Noticias el lunes 18 de agosto del 2014.

————- ————

El peor problema es el moral

A la Federación Ecuatoriana de Fútbol se le han abierto innumerables frentes después de la Copa del Mundo. La huelga de futbolistas, la guerra con la familia Paz, la lista de invitados a Brasil, las facturas de Vinicio Luna y muchos otros.

Pero ninguno de esos problemas ha sido enfrentado por la Ecuafútbol con claridad. En su discurso, Luis Chiriboga siempre ha iniciado su defensa argumentando que la FEF es un ente privado y que no tiene porqué dar explicaciones a nadie.

Más temprano que tarde nos olvidaremos de todos esos escándalos, Chiriboga utilizará alguna cortina de humo –como siempre lo hace- y en poco tiempo estaremos hablando de otra cosa.

Y ese es el principal problema de nuestro fútbol, el moral. Más allá de cambiar reglamentos o escoger a los mejores directores técnicos, lo que tenemos que aprender en este país es algo de honestidad.​

Nuestro fútbol está podrido, ¡Luis Chiriboga debe irse!

Les dejo mi columna publicada el 23/07/2014 en Bendito Fútbol.

—————- ————–

Nuestro fútbol está podrido, ¡Luis Chiriboga debe irse!

Luis Chiriboga lleva 16 años como presidente de la FEF. Foto: El Comercio

Luis Chiriboga lleva 16 años como presidente de la FEF. Foto: El Comercio

Algún momento tenía que ocurrir. Tantas malas decisiones, tanta prepotencia, tanta inoperencia, tanta soberbia… en algún momento tenía que pasarnos factura. Y llegó el día. Hoy nuestro fútbol vive sus horas más tristes en muchos años.

Resulta que la clasificación a tres Copas del Mundo no ha servido para nada. Al contrario, eso ha servido como cortina de humo para mentir y decir que “somos potencia” y que muchos otros países nos envidian. ¡Mentira! Nuestro fútbol está podrido casi en su totalidad.

¡Y que la FEF no se lave las manos! Es verdad Luis Chiriboga no ha contratado jugadores a precios millonarios en los clubes ni ha sido el responsable de tantas decisiones incoherentes, pero la Ecuafútbol ha permitido que los clubes siguen inflando las burbujas en las que viven sin ningún tipo de freno.

El reglamento obliga a la Federación a sancionar a clubes y dirigentes por endeudamientos e incumplimientos, pero Chiriboga ha dejado pasar y ha ampliado los plazos cada que ha podido. A cambio, claro, ha recibido el respaldo de dirigentes irresponsables que tienen en sus manos el poder de elegir.

Huelga de futbolistas, deudas prácticamente impagables parchadas con quincenas, un futuro oscuro en la Selección, divisiones inferiores abandonadas, cuentas poco claras, manejos poco transparentes, inoperancia absoluta para frenar la crisis… ¿falta algo?

Tal ha sido la ineficiencia de la FEF que los mismos futbolistas han pedido ¡auxilio! al MInisterio de Relaciones Laborales, al Ministerio del Deporte, a la Asamblea Nacional y a la opinión pública. 16 años de Luis Chiriboga en el poder han servido para que nuestro fútbol termine en esto.

Hasta el momento el mandamás de la Federación Ecuatoriana no ha dicho ni una sola palabra sobre su retiro. Es más, retó a Esteban Paz a ganarle en las elecciones. Es decir, en enero se postulará nuevamente para cumplir 20 años en el poder. ¡Increíble!

Las pocas virtudes en la gestión de Luis Chiriboga al frente de la Ecuafútbol no alcanzan a tapar todo el desastre que vivimos. Su tiempo ha culminado y su salida es inminente. Ojalá que nuestro fútbol caiga en mejores manos.

¿Cuál es el interés en la AKD?

Les dejo mi columna publicada el 28/07/2014 en Últimas Noticias

——————- —————–

¿Cuál es el interés en la AKD?

Los jugadores del Deportivo Quito no han podido entrenar con normalidad en el 2013 y 2014. Foto: Julio Estrella / El Comercio

Los jugadores del Deportivo Quito no han podido entrenar con normalidad en el 2013 y 2014. Foto: Julio Estrella / El Comercio

Cada vez que el Deportivo Quito cae en desgracia aparece algún salvador dispuesto a poner dinero, pagar la famosa quincena que siempre hace falta para jugar el siguiente partido y quedar como héroe ante los jugadores y la hinchada.

Estos personajes, seguramente con mucho dinero en sus bolsillos, muy hinchas del cuadro azulgrana y muy generosos asoman siempre que su club los necesita.

Pero, ¿cuál es el interés que tienen?, ¿por qué quieren asumir una infinidad de problemas?, ¿tienen tanto dinero que regalan cifras impensadas? Solo por citar un ejemplo, Esteban Pacheco (el último presidente) donó más de USD 200 mil.

Eso sí, muchos de estos personajes han hecho todo el esfuerzo necesario para que el Deportivo Quito quiebre por completo o desaparezca. El manejo que le han dado al club de la Plaza del Teatro ha sido el más irresponsable nunca antes visto. Sería mejor que nunca hubiesen llegado.

El Mundial destapó la podredumbre

Les dejo mi columna publicada el 21/07/2014 en Últimas Noticias

———– ————

El Mundial destapó la podredumbre

Luis Chiriboga asumió la presidencia de la Federación Ecuatoriana de Fútbol en 1998.

Luis Chiriboga asumió la presidencia de la Federación Ecuatoriana de Fútbol en 1998 . Foto: El Comercio

Haber clasificado al Mundial de Brasil y quedar eliminados en primera fase ha servido al menos para evidenciar toda la podredumbre que vive nuestro fútbol: jugadores que no cobran desde enero, violencia entre hinchadas, manejo poco transparente en la FEF, discusiones en el camerino de la Selección, etc.

Toda esa fantasía que nos vendió la Federación Ecuatoriana de Fútbol y ese discurso de que nuestro fútbol está entre los mejores del mundo resultó mentira. La verdad es que la situación no aguanta más y los jugadores llegaron al límite de parar el campeonato.

¡Y a Luis Chiriboga esto solo le parece “exagerado”! Exagerado es que lleve 16 años en el cargo y quiera continuar. Si él se va, no se arreglarán todos los problemas de inmediato, pero un cambio es necesario para refrescar al fútbol ecuatoriano. Las virtudes de su gestión no sirven para tapar todo el desastre que se vive actualmente. ​

Chiriboga, el patrón del fútbol

Les dejo mi columna de hoy (28/01/2013) en Últimas Noticias: ‘Chiriboga, el patrón del fútbol’. El viernes pasado, mi amiga Gabriela Pazmiño me preguntó: “¿Por qué nadie puede pararle a Luis Chiriboga?”. Por el poder que tiene, respondí. Así nació todo.

Chiriboga, el patrón del fútbol

columnaEl otro día alguien me preguntaba: “¿Por qué nadie puede pararle a Luis Chiriboga?”. Por el poder que tiene, respondí.

El mandamás de la Federación Ecuatoriana de Fútbol llegó a ser omnipotente. “Que todo lo puede”, según la Real Academia Española.

El ‘canal del fútbol’, o como se lo quiera llamar, fue otro de sus caprichos. Chiriboga no dialogó con nadie y en poco tiempo lo puso en marcha. Todo se cocinó a su antojo.

Además, el ingeniero es muy astuto. A los clubes los puso contra la espada y la pared. Liga de Quito y Liga de Loja tuvieron que prohibir a Teleamazonas la transmisión de sus partidos, a pesar de tener un contrato de por medio.

La culpa es de los mismos dirigentes, quienes en enero de cada año aplauden el informe de Luis Chiriboga (¡lleva 15 años en el cargo!). Y también de algunos periodistas -muchos hoy se arrepienten- que tanto han socapado.