«Y dale alegría a mi corazón…»

Tengo que confesar que de vez en tanto me engancho con videos de las hinchadas, de Ecuador o de cualquier lugar del mundo. En YouTube hay videos geniales de las fanaticadas locales. Los sonidos de los tambores, bombos, trompetas, la repetición secuencial de gritos… todo ese me llama mucho la atención.

En realidad, las barras organizadas (o barras bravas) manejan una simbología muy interesante. Más allá de la violencia, la argentinización, colombianización o como quieran llamarlo, los códigos de las hinchadas son dignas de un análisis profundo, mucho más allá de los discursos habituales que se quedan en los medios.

Estos grupos son como una especie de logias, que se organizan a su manera, con sus propias leyes, con sus intereses -muchas veces desvirtuados-, con sus códigos, incluso con sus propias maneras de castigar y sancionar. Hay que decir que en muchas ocasiones también manda la ley del más fuerte o el más bravo.

Pero todo lo viven con pasión, quizás su principal característica. Ir al estadio y ser parte de esa logia es mucho más que una distracción, es una especie de religión a la que no se le puede fallar.

Y hay algo que es lo que me fascina, la conexión de estas barras con la música. Ahí es donde se resume esa pasión, en los gritos desenfrenados, en los tambores y los bombos. Es fascinante la creatividad de muchas hinchadas (no de todas, porque la mayoría se dedican a copiar). Pero en Ecuador por ejemplo, la Muerte Blanca, la Sur Oscura, la Mafia Azulgrana, la Boca del Pozo han hecho composiciones (una especie de covers), en realidad muy buenos.

Les dejo este video que resume algo de esa pasión inexplicable. Un grupo de muchachos hinchas de Boca Juniors, que de seguro no tienen mucho dinero, después de un partido del equipo xeneize en Río de Janeiro se divierten en el pasillo del estadio Maracaná gritando por el equipo de sus amores. El partido había terminado. No importaba, su familia necesitaba ese alimento para el alma. Música y fútbol.

El homenaje de Zeta Bosio y La Ley a Gustavo Cerati

Este miércoles 26 de febrero, el maestro Zeta Bosio saltó al escenario del festival de Viña del Mar con su nueva banda: La Ley.

Bosio ya había colaborado en otras ocasiones con la banda chilena, pero desde hace algunos meses atrás se juntó definitivamente en este reencuentro de La Ley con Beto Cuevas a la cabeza.

A propósito, La Ley anuncia concierto para el 12 de abril en el Ágora de la Casa de la Cultura de Quito, con la presencia de Zeta Bosio en el bajo.

Aquí les dejo el video del momento en el que Zeta Bosio le dedica ‘Crimen’ a Gustavo Cerati en el escenario de la Quinta Vergara en Viña del Mar.

Momento emotivo, absolutamente emotivo.

Saritama y el jugador que no pudo ser

Les dejo mi columna publicada este lunes 10 de febrero en el Diario Últimas Noticias. Habla de Luis Fernando Saritama, un jugador con el que he tenido la suerte de hablar en algunas ocasiones y a quien respeto mucho como futbolista y como persona. Siempre se ha portado muy amable conmigo. Digo esto porque hubo quien me reclamó por esta columna y donde digo lo que pienso. Saritama es un buen jugador, pero entrará en la historia como uno de los más brillantes. 

————– ————–

Saritama y el jugador que no pudo ser

Luis Fernando Saritama no será recordado en la historia por ser uno de los jugadores más hábiles de nuestro fútbol. Más bien, su huella quedará impregnada por su trascendencia con la camiseta del Deportivo Quito.

Muchos pensamos que el nivel del 2008, 2009 y 2010 le alcanzaría para jugar en un gran equipo del exterior y que la camiseta azulgrana no era su techo.

Pero en un momento de desesperación, Saritama aceptó la propuesta menos indicada y fichó por Liga, el rival al que él siempre quiso ganarle. Eso valió para que los hinchas de la AKD lo juzgaran por siempre.

Un año más tarde, LFS10 se va de la ‘U’ sin haber logrado nada y además con el rechazo de la hinchada blanca. A estas alturas de su carrera, Saritama ya no tendrá la gran oportunidad que siempre buscó y ahora empezará el declive del jugador que es y no del que pudo ser.

Madonna no ha sido superada en el Super Bowl

Tengo que decir que de fútbol americano no entiendo absolutamente nada. No se cómo se ganan los puntos, cómo se pitan las faltas, qué es eso de las yardas, cuándo se meten los goles por esos arcos grandototes… en definitiva, no tengo la menor idea.

Sin embargo, desde el 2012 me llamó mucho la atención tres aspectos del famoso Super Bowl (tampoco tengo idea cuáles son los equipos que lo juegan y por qué) o en español llamado Super Tazón. El primero es obviamente la cantidad de millones por concepto de publicidad, venta de entradas, merchandising, derechos de TV y más, pero ese no es el motivo de este post.

El segundo tiene que ver con los comerciales de TV que se emiten durante el partido, los cuales son -en muchos de los casos- de una creatividad deslumbrante y además por pautarlos se pagan millones. Esto va de la mano con la cantidad de personas que miran el Super Bowl, que desde el 2012 en adelante no han sido menos de 110 millones de personas con la televisión encendida, pero este tampoco es el motivo del post.

Lo que más me ha cautivado es el show del medio tiempo, que es en verdad un espectáculo en toda la extensión de la palabra. En esos 13 o 14 minutos, los gringos demuestran que son en verdad unos capos para montar tremendos montajes que parecen salidos de películas. Empecemos con el show de Madonna en el 2012.

Show del Super Bowl 2012

Madonna salió vestida como una especie de cleopatra y todo el escenario estaba montado como si se tratara de la antigua Roma. La reina del pop cantó clásicos como Vogue, Music, invitó a los integrantes de LMFAO para interpretar «I’m sexy and I now it», después compartió escenario con Nicky Minaj y MIA para cantar «Give me all your luvin» y por último cantó con Cee Lo Green el tema «Like a Prayer».

Todo esto en un escenario imponente, con coreografías despiadadas que superan la imaginación de los mortales y con una puesta en escena deslumbrante. Por si fuera poco, cada canción contó con una coreografía distinta. Calculo que por la tarima pasaron no menos de 500 personas. ¡Un espectáculo completísimo en apenas 13 minutos! Las cifras oficiales indicaron que este show lo vieron 114 millones de personas.

Un dato no menor, Madonna hizo de todo en el escenario: cantó, bailó, saltó, se dio mortales, hizo las coreografías… y en ese entonces ella tenía 53 años. Un artista completa.

Show del Super Bowl 2013

Beyoncé fue la escogida para el espectáculo de medio tiempo del 2013 y no defraudó. La morena venía con poco crédito porque unas semanas antes había quedado en ridículo ante el mundo por haber usado una grabación mientras cantaba el himno de los Estados Unidos en la posesión de Barack Obama. Sin embargo, en el Super Bowl se lució.

El show no fue técnicamente tan llamativo como el de Madonna y no tuvo una puesta en escena de la magnitud de su predecesor. Más bien Beyoncé prefirió los juegos de luces y los efectos sobre el escenario para impactar a los aficionados en el estadio y a los televidentes en sus casas.

Eso sí, el show estuvo musicalmente a la altura y cantó grandes temas como: Crazy in Love, End Of Time, Halo, Independent Woman y hasta se dio el lujo de interpretar a estas alturas ya un clásico: Single Ladies junto a las Destiny’s Child Michelle Williams y Kelly Rowland. Este show lo vieron 110,8 millones de personas en todo el mundo.

Show del Super Bowl 2014

Y en el 2014 el elegido fue Bruno Mars, uno de los artistas de moda y uno de los preferidos de mi esposa. En verdad que este hawaiano de nombre Peter Gene Hernández es un genio, sus canciones están muy bien hechas y además es muy versátil con su voz.

Mars apareció en el escenario tocando la batería (una manera distinta de hacerlo) y luego cantó temas como: Treasure, Runaway Baby y un fragmento de Shout, canción de The Isley Brothers. También tuvo invitados y se trato de una banda legendaria: los Red Hot Chili Peppers con quienes interpretó Give it away. ¡Tremendo show!

Bruno cerró el miniconcierto con una de sus canciones insignia: Just The Way You Are y precedido de unos mensajes de varios soldados estadounidenses que prometían volver pronto a sus casas. El espectáculo fue de primera, con juegos de luces impresionantes y un escenario imponente que se arma y desarma en minutos, pero no superó en impacto a lo hecho por Madonna dos años atrás. Sin embargo, el show de Bruno Mars batió el récord de personas que lo vieron: 115,3 millones alrededor del mundo.

Bonus: Show del Super Bowl 1993

En un escenario no tan impactante como el de los últimos años, pero con un concierto igual de impresionante, Michael Jackson fue el encargado de musicalizar el medio tiempo del Super Bowl en 1993. Un lujo que les dejo de yapa para que lo disfruten.

Las cifras de este blog en el 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 2.900 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 48 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Paz en la tumba de Miguel ‘El Diablo’ Calahorrano

La tarde de este sábado 28 de septiembre me encontré en Facebook con una triste noticia: falleció Don Miguel Calahorrano, un personaje muy conocido en el mundo taurino. ¿Quién no conocía al recordado ‘Diablo’ Calahorrano?

Miguel Calahorrano fue banderillero, novillero y subalterno desde 1971 hasta 1999, vivió interminables paseíllos en la Feria Jesús del Gran Poder, fue padre de Milton Calahorrano, quien heredó el apodo de su padre y su afición por la fiesta brava.

Después de su retiro, ‘El Diablo’ padre continuó vinculado a la tauromaquia, pero como sastre. Esta nota la escribí para El Comercio en los días de la Feria Jesús del Gran Poder del 2011, donde hablé con Calahorrano y otros sastres que elaboran trajes de luces.

Solo como anécdota, en la feria de ese año mi esposa le compró al ‘Diablo’ Calahorrano una cartera hecha de un capote, que la utiliza cada tanto.

Paz en la tumba del ‘Diablo’ Calahorrano.

—————- —————

Ellos visten de color y luces a la fiesta brava

DIABLO1Esta foto la tomó mi amigo Don Guillermo Corral Neira

La Feria de Quito Jesús del Gran Poder no solo son los rostros bonitos de los toreros. Los trajes que ellos lucen en la arena también son hermosos y en muchos casos son hechos por sastres ecuatorianos.

Aunque es raro encontrar a alguien que se dedique a elaborar trajes de luces, muletas, capotes, monteras y más, en Quito sí existen algunas sastrerías que todo el año viven de la tauromaquia.

Es el caso de Miguel Calahorrano, quien fue banderillero, novillero y subalterno desde 1971 hasta su retiro en 1999. “De mi época es Neptalí Caza ‘El Tortuga’ que todavía es activo”, recuerda.

Después de abandonar el ruedo, Calahorrano quiso seguir ligado a su pasión, la tauromaquia, por eso se dedicó a elaborar capotes y monteras, en un principio. Su negocio se llama La sastrería de Calahorra.

Durante la Feria de Quito, los aficionados lo pueden encontrar en las áreas verdes de la Monumental de Iñaquito. Ahí expone algunas de sus obras, como un capote que vende en USD 150. “En España este capote lo encuentra en al menos 450 euros”, asegura.

Miguel es padre de Milton Calahorrano, banderillero que ha estado en la feria y quien es el presidente de la Unión de Toreros del Ecuador. “Él aprendió lo que me gusta; también es periodista y tiene un programa de toros en el canal 21”, comenta con orgullo.

Cuando culmine la Feria de Quito, don Miguel volverá a su sastrería, para el próximo año dedicarse a lo que ha hecho siempre después de su retiro como banderillero y novillero profesional.

“Recorro los pueblos vendiendo mis artículos. Voy a todos lados donde haya una corrida de toros. Llevo monteras, capotes, algún traje, DVD, llaveros que me traen de España”.

Otro que vive de esta actividad es Jorge Nieto, quien fue banderillero por 40 años. Dice que fue en Madrid donde le nació la idea de dedicarse a sastre, después de su retiro. “En 1972 viajé a España a unas corridas, ahí se me ocurrió que también podía aprender a coser estos trajes hermosos”. Han pasado más de 30 años y en todo ese tiempo, Jorge Nieto ha elaborado cientos de trajes.

Tiene su taller en la avenida Real Audiencia y por su reputación, para esta feria colaboró con los maestros Sebastián Castella y Antonio Ferrera. También hizo los trajes que lucieron en el festival benéfico los paisanos Martín Campuzano y Álvaro Samper.

Según cuenta don Jorge, algunos de sus trajes los ha vendido al extranjero. “Todos los años tengo pedidos de España y México” y comenta entusiasmado que sus productos más apetecidos son “los trajes, monteras, capotes y marsellesas”, entre otros.

Nieto recuerda algunos de los matadores que han vestido sus trajes: Guillermo Albán, Vicente Arteaga, Paco Barona, Antonio Campana, Juan F. Hinojosa, Juan Francisco Salazar y más.

Otra historia es la de Galo Peña, aficionado práctico y quien decidió hacerse sastre taurino hace 10 años, cuando viajó a España en busca de una “mejor vida”.

“En Madrid no me fue del todo bien, pero pude ir a corridas y sobre todo aprendí este oficio en la Sastrería Bermejo. Decidí volver y ponerme este negocio”.

El que alterna su vida entre la fiesta brava y la gastronomía es Santiago Villacrés. Tiene 27 años, es novillero y dice que está esperando una oportunidad para hacerse matador de toros.

Él tiene un servicio de ‘catering’ y en estas fiestas de Quito no ha podido asistir a la plaza de Iñaquito, precisamente porque ha tenido varias actividades de su negocio. Desde hace dos años optó por fabricar monteras y capotes. “Es un trabajo extra, lo hago por el amor que le tengo a esta fiesta”.

Elabora sus trajes y ha fabricado monteras para Juan Francisco Hinojosa, Juan F. Almeida, Antonio Campana y ha vendido algunos a Colombia. “Voy a seguir con mi sastrería, he aprendido empíricamente. Este año me he mantenido toreando en el campo, el próximo voy a abrirme espacio, a ver si me dan oportunidades”.

El vacío que deja el Chucho Benítez

Todavía no termino de entender lo que sucedió con Christian Benítez. Escucho los relatos de sus goles, miro sus fotografías y se me hace nudo la garganta. Pienso en el momento en el que sabía que se iba a morir y le pidió a su esposa Liseth Chalá que cuide a sus hijos y se me humedecen los ojos.

Conocí de cerca al Chucho Benítez en la Copa América de Argentina en el 2011 y se notaba en todo momento lo cariñoso que era con sus compañeros y con su familia. A pesar de las críticas que todos hicimos en ese momento, Christian fue el único que se atrevió a meter a su hijo Fabiano Robinho en la concentración y su esposa fue parte de la delegación oficial en todo ese periplo por Buenos Aires, Santa Fe, Salta y Córdoba.

COPA AMERICAEsta foto la tomó mi amigo Diego Pallero en la cobertura en la Copa América.

Fabiano Robinho Benítez, de 11 años, no es hijo de Liseth sino de Ana Mishell Acosta, con quien el Chucho tuvo una relación antes de casarse con la hija de Cléber Chalá. Este pequeño que en ese entonces tenía 9 años fue la mascota de la Tricolor en esa Copa América. En medio de toda la crisis que Ecuador vivió en ese torneo, con la lesión de Antonio Valencia y la eliminación en la primera etapa, Fabiano Robinho siempre le levantaba el ánimo al Chucho.

Recuerdo el día en que la Selección tomó el vuelo de regreso a nuestro país (14 de julio del 2011), después de perder la noche anterior ante Brasil (4-2) en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba. Todos los jugadores salían cabizbajos del hotel Amerian, menos el Chucho Benítez, quien caminaba de la mano de su inocente hijo que portaba una mochila de Mickey Mouse.

¿Quién le va a explicar a Fabiano Robinho que su papá no lo va poder llevar a más concentraciones?, ¿quién le va a explicar a los gemelos Cristiano y Emmily que su papá ya no estará con ellos?, ¿quién le hará entender a Liseth Chalá que deberá criar a sus hijos sola?, ¿quién podrá consolar a Antonio Valencia y explicarle que su amigo con el que se prestaba las Venus de lona ya no estará con él? Todas estas preguntas me parten el alma.

Que Dios cuide al Chucho Benítez donde quiera que se encuentre y que le de a sus familiares y amigos toda la fuerza necesaria para seguir viviendo sin él. Como dijo mi amigo Jorge Cruz en su cuenta de Twitter, el fútbol es ahora lo menos importante, así que de eso ni siquiera vale la pena hablar.

Paz en su tumba

[youtube.com/watch?v=_Rauc_ChIRo]

Adiós Últimas Noticias

Así es. Llegó el día. Me voy de Últimas Noticias. Hace más de ocho años que ingresé al vespertino de Quito para hacer una pasantía cubriendo ligas barriales y ahora me despido con una profunda pena y nostalgia en mi corazón.

El 9 de mayo del 2005, después de una particular entrevista en la que Leonel Bejarano me preguntó la alineación de Barcelona campeón de 1997 y se la recité de memoria, empecé como pasante en el Diario de Quito. Les soy sincero, apenas había visto en un par de ocasiones el periódico que desde ese día me abrió las puertas.

Fue una pasantía inolvidable. Mi primer trabajo serio, mi primera nota publicada en un periódico, mi primera cobertura en un partido de la Selección, muchas canchas barriales recorridas en infinitos fines de semana… muchas primeras veces. Fueron siete meses que los disfruté al máximo. Últimas fue mucho más que mi lugar de trabajo, fue casi mi casa.

Por esas cosas de la vida la pasantía terminó abruptamente en diciembre del 2005, pero después de pasar seis meses pateando latas, Leonel volvió a confiar en mi. Justo cuando estaba terminando mis estudios en la Universidad Católica (en pleno Mundial del 2006), me llamó y me dijo:

-Mijo, ¿qué hace?
-Terminando la U, Leo
-¿Quiere trabajar?
-¡Claro!
-Pero no en Deportes
-De una Leo, no hay problema

El 14 de julio del 2006 -exactamente hace siete años- volví a Últimas Noticias a la sección Sucesos. Después de algunos meses donde no di pie con bola, me cambiaron a Espectáculos. Creo que ahí me fue mejor y permanecí durante un año entre conciertos, lanzamientos de discos, bares, etc. Y el primero de agosto del 2007 -también por esas casualidades de la vida- regresé a Futbolero. Otra vez me sentía como pez en el agua. Tengo que darle las gracias al Leo, cada vez más valoro la confianza que él tuvo en mi a pesar de que yo era apenas un muchacho novato.

Como reportero de la sección deportes permanecí hasta septiembre del año pasado, cuando Carlitos Mora me eligió para ser el coordinador del vespertino capitalino. Un honor haber ocupado ese espacio que hoy llega a su final.

Parece poco, pero durante estos años aprendí todo lo que sé sobre periodismo, conocí y aprendí de mucha gente, disfruté cada jornada, viajé dentro y fuera del país, conocí lugares… Tantos momentos, tantas personas, tantas alegrías, tantas lecciones… Aprendí a querer a Últimas como pocos.

Les quiero dar las gracias a todos los que pasaron por el «Ultimitas corazón» mientras yo estuve ahí. Me quedan enormes recuerdos de muchas personas, pero quiero saludar a algunos: Leonel Bejarano, Freddy Álava, Dayana Paredes, Kelly Recalde, Jorge Cruz, Gisella Haro, David Lucero, Bernarda Rueda, Alejandro Páez, Diana Lozada, Andrea Durán, Magüi Bravo, Carlos Espinosa, Estéfano Dávila, Mónica Jara, Samuel Fernández, Verónica Tapia, Alejandro Ribadeneira, Evelyn Jácome, Ana Guerrero, Viviana Macías, Javier Ortega, Paola Enderica, Mayra Tamayo, Alessandro León, Luis Fernando Orquera, Jorge Luis Rubio, Edwing Encalada, Omar Ganchala, Javier López, Paúl Buenaño, Julio César Díaz, José López, Jorgito Ribadeneira… Seguro se me quedan algunos nombres y les pido disculpas. Mucha gente ha pasado por Últimas en este tiempo.

Pero hay dos nombres que quiero destacar en especial. El de mi amigo Esteban Ávila, con quien hemos librado varias batallas en estos años y de quien he aprendido y sigo aprendiendo hasta ahora. Un tipo al que le tengo mucho aprecio.

Y el de Carlos Mora, una de las mejores personas que conozco. En este casi año en la coordinación -y en general desde que ingresé a Últimas-, he aprendido de él grandes lecciones, he aprendido a hacer portadas, a tener métodos, a trabajar bajo presión, a ser ágil, a ser más profesional, a saber reaccionar, a dar soluciones y no problemas… pero sobre todo he aprendido de la vida: a saber valorar las cosas importantes, a conocer a la gente, a ser un caballero, a tener paciencia, a ser honesto, a saber controlarme, a saber decir la palabra correcta en el momento oportuno. Gracias por todo eso y por tu amistad Morita.

Desde este martes 16 de julio empiezo una nueva etapa. Por ahora no puedo comentarles dónde voy a estar ni a qué me voy a dedicar, lo único que sí puedo decirles es que sigo en Grupo El Comercio y que mantendré mi columna de los lunes ‘Toco y Me Voy’ en Últimas Noticias. Pronto tendrán novedades.

Otra vez gracias a todos los que en su momento defendieron la camiseta de Últimas Noticias. Solo los que han pasado por aquí conocen ese sabor distinto que se siente pertenecer al Diario de Quito.

No pensé que me iba a dar tanta pena y nostalgia despedirme de Últimas Noticias, pero me voy con la frente en alto y con el orgullo de haberme entregado por completo a este producto que sigue su camino indetenible. Como dijo el Carlitos Mora, el vespertino recién cumplió sus primeros 75 años.

¡Vayan a conocer la Basílica!

Siempre había querido visitar la Basílica del Voto Nacional. Confieso que nunca antes la había conocido, apenas la había visto por fuera y siempre me pareció imponente, hermosa e impresionante.

Hasta que llegó el día. Con mi esposa decidimos ir a visitar esta preciosa iglesia capitalina (ella ya la conocía). No soy bueno para la historia, pero leyendo un poco encontré que se empezó a construir en 1883 y que se terminó en 1924 y que es la iglesia de estilo neogótico más grande de América Latina. Otra de las bellezas que tiene la capital del Ecuador.

De entrada me llamó la atención ver constantemente la imagen de Juan Pablo II. Resulta que el Papa viajero la bendijo en 1985 en su visita al país. También me sorprendió conocer que debajo de la iglesia hay un cementerio que aprovechamos para visitar. Declaro mi ignorancia en este tema y por eso creo que todo me llamó la atención.

Empezamos a recorrer la iglesia y uno encuentra todo tan perfecto. La estructura, el edificio, los impresionantes vitrales, las escaleras, las gárgolas, las naves, las puertas, las estatuas, los santos… hasta sus miradores. Es un lujo apreciar el norte, centro y sur de la ciudad desde cualquiera de los balcones de la Basílica.

No les cuento más, les dejo algunas imágenes y les recomiendo que vayan a visitar la Basílica del Voto Nacional. En verdad vale la pena. Cada vez entiendo más porqué los turistas extranjeros se enamoran de nuestro país.

Heat vs. Spurs, ¿quién hará la diferencia?

5823_458593110901618_1896565658_nNo soy un experto en los temas de baloncesto ni de la NBA. De la gente y de los periodistas que conozco, el duro de esto es mi pana Jorge Cruz, un fanático de verdad (si mi memoria no me falla es hincha de los Celtics de Boston) y un conocedor incluso de temas históricos. Pero aún así me atrevo a hablar de la séptima final de la temporada 2013 que se juega esta noche (20:00, transmite ESPN) en el American Airlines Arena de Miami.

En el sexto partido, los San Antonio Spurs pudieron haberse quedado con su quinto anillo de la NBA, de no se por la aparición de Ray Allen, uno de los mejores tripleros de la historia de la liga. Allen metió un doble y luego un triple ¡a falta de 5 segundos! para empatar el partido. De ahí la historia es conocida, Miami Heat se impuso en el overtime e igualó la serie forzando al tan temido séptimo encuentro.

A mi manera de ver, a pesar de los 32 puntos que marcó LeBron James esa noche, no fue la figura que todos querían ver. De hecho, falló tres tiros que pudieron ser claves para ganar el encuentro en el tiempo regular. Los hinchas del Miami Heat se decepcionaron tanto que hasta abandonaron el American Airlines Arena antes de que se agote el tiempo. Sigo creyendo que LeBron pasará a la historia como un excelente jugador, pero no está a la altura de Michael Jordan, Larry Bird o el mismo Kobe Bryant, con quien se lo compara mucho (este tema será motivo de otro post en este mismo blog).

En cambio, Ray Allen, un veterano ya de la NBA, tomó las pelotas más calientes y metió cinco puntos cuando su equipo estaba a punto de morir. De hecho, marcó el triple definitivo después de que LeBron no pudo encestar con más espacio y tiempo. Lo curioso es que esa noche, Allen apenas marcó 9 en total. ¿Qué sucedió? Me da la impresión que Miami juega solo para LeBron y el resto de jugadores pasan desapercibidos como Allen o el mismo Dwyane Wade, un crack que, lesionado de ambas rodillas, esa noche marcó 14 puntos. Para esta séptima final, Miami dependerá mucho de lo que haga LeBron James, pero me parece que será fundamental cuánto de responsabilidad tengan Allen y Wade.

Por su parte, San Antonio tiene sus propios problemas, principalmente el cansancio y las lesiones del equipo que dirige Gregg Popovich: Tim Duncan terminó molido después del sexto partido y Manu Ginóbili no fue el mismo del quinto encuentro, en el que había marcado un récord histórico de 24 puntos y fue la gran estrella.

Sin embargo los Spurs tienen a favor la experiencia de un equipo que lleva muchos años jugando juntos y sobre todo, un plantel donde cualquiera puede marcar. Basta con revisar las estadísticas del último partido: Leonard (22 puntos), Duncan (30), Ginóbili (9), Parker (19). Es decir, hay más posibilidades de descargar en ofensiva.

¿Quién creo que va a ganar? Quiero que ganen los Spurs, pero en realidad creo que la cosa es a morir. Hay tanta expectativa por este partido que los ratings de televisión han sido de los más altos de la historia (y vaya que han habido grandes finales de la NBA). 20,6 millones de personas en Estados Unidos vieron el sexto encuentro, el segundo más visto en la historia de la cadena ABC. Y no solo eso, sino que la reventa está haciendo de las suyas y han llegado a pedir hasta USD 59mil por la entrada más cara. Lo que puedo decirles, a los fanáticos de la NBA, pero sobre todo a los que no lo son, es que no se pierdan hoy noche este partido, porque va a estar inolvidable.

Video del triple de Ray Allen a falta de cinco segundos para que termine el partido.