Maroon 5 en Quito

De a poco, Quito se va acostumbrando a recibir conciertos de talla mundial. Ya vino Metallica, Bruno Mars y el último grupo en aterrizar en la capital fue Maroon 5, banda californiana de Pop Rock con más de 20 años de vida. Para resumir, fue un show corto pero con mucha calidad.

El ritmo de Maroon 5 es pegajoso. El concierto empezó con ese hit lanzado en 2010: ‘Moves like Jagger’. El mensaje era claro: “Hay que ponerse de pie para disfrutar el espectáculo”. Y así fue, la mayor parte de los seguidores de la banda no se sentaron durante el show en el estadio Olímpico Atahualpa.

El concierto destacó por su calidad musical, más que por puesta en escena. Adam Levine, el vocalista de la banda, hace lo que puede en el escenario. Baila, se mueve, corre de un lado al otro y de vez en cuando se acuerda que está en Ecuador. Pero el resto de la banda prácticamente pasa en su puesto de inicio a fin.

A diferencia de lo que ocurrió con Bruno Mars, que trajo una puesta en escena fabulosa, con una coreografía impecable canción por canción, con todos los músicos muy bien uniformados de pies a cabeza, con cada paso aprendido a la perfección.

Sin embargo, Maroon 5 se lució en lo que sabe hacer: sonar a la perfección. El show duró solo una hora y media, pero el público se sabía todas las canciones. Prueba irrefutable que la banda ha pegado en Quito y Ecuador, porque llegó gente de distintas ciudades del país.

Para los más clásicos que siguen a Maroon 5 desde hace años, faltaron canciones como Never Gonna Leave This Bed, If I Never See Your Face Again, Wake Up Call y Won’t Go Home Without You, pero lo que hay que decir es que la banda suena mejor en vivo que en Spotify. La calidad de músicos (con la ayuda en un buen sonido y acústica en el Olímpico Atahualpa) entregaron un espectáculo de calidad.

Acá les dejo un video con la mayor parte de las canciones de Maroon 5 en Quito, disfruten.

Anuncios